La última encuesta del Centro de Estudios Públicos correspondiente a los meses abril-
mayo de 2022, reveló que “la delincuencia, asaltos y robos” es el principal problema al que el

Gobierno debería dedicar el mayor esfuerzo, según los encuestados, con un 50% de las
preferencias, un aumento de 8 puntos en relación al mes de agosto de 2021, y relegando a un
segundo lugar a “las pensiones”.
Por su parte la encuesta CADEM de la semana pasada, reveló que la principal razón para
desaprobar la gestión del presidente Boric, con el 61% (el más alto), es “la delincuencia y el orden
público”. De ahí la importancia de analizar en qué situación se encuentra en la actualidad este
problema que preocupa tanto a la ciudadanía.
En la encuesta de la Fundación Paz Ciudadana, índice Paz Ciudadana 2022, de fecha 26 de
octubre de 2022, podemos encontrar que hay efectivamente un aumento de la percepción de
temor en la ciudadanía, aunque la victimización se mantiene, bajando las denuncias y
aumentando la valoración del desempeño policial. Es decir, parece ser que el problema está en el
importante aumento de la percepción de temor en la ciudadanía.
De acuerdo con este estudio, en el 32% de los hogares chilenos algún miembro fue
víctima de robo o intento de robo en los últimos seis meses, prácticamente 1 de cada 3 familias;
cifra que no representa un cambio estadísticamente significativo respecto a la medición del año
2021 y que se mantiene dentro de las tres más bajas de los últimos 20 años.Cabe precisar que el
año 2019, previo a la pandemia, este índice fue de 40,6%, y el año 2020 bajó drásticamente a un
27,4%.
De las personas que dicen haber sufrido un robo (usted o la víctima) el 52,4% realiza la
denuncia, lo que significa una baja en las denuncias con respecto al año 2021 donde el índice era
de 58,6%. Es decir, prácticamente la mitad de los consultados no realizó la denuncia (1 de cada 2
robos se denuncia). El año 2011, el 62,8% por ciento hacía la denuncia. Es preocupante, que duda
cabe, que las personas afectadas por un delito ya no lo denuncien, habría que investigar más en
detalle sobre las causas de esta baja.
Las personas que se clasifican en un nivel de temor alto, por su parte, suben 7,6 puntos
porcentuales, alcanzando un 28% a nivel nacional (el año 2021 fue un 20,4%), la cifra más alta en
los 22 años que ha registrado el instrumento (el año 2000 fue de un 15%), afectando
especialmente a las mujeres (35,4%) y a la zona norte de nuestro país (31,7%).
En línea con el alto nivel de temor, un 59% de los encuestados declara haber reforzado la
seguridad de su casa, un 71% que ha dejado de salir a ciertas horas y un 75% que ha dejado de ir
a ciertos lugares para prevenir ser víctima de la delincuencia, acciones que restringen las
libertades individuales y las posibilidades de usar los espacios públicos.
La Policía de Investigaciones obtiene la mejor nota de todas las instituciones consultadas
con una nota 4,5 (del 1 al 7), le siguen Carabineros de Chile con una nota 4,2, y la nota más baja la
obtiene el Congreso (Senadores y Diputados) con un 2,4. Sólo supera al Congresoentre los con
peor evaluación los Fiscales del Ministerio Público, con un 2,8 (en 10 años baja su evaluación de
un 3,8 a un 2,8). La institución evaluada que más sube,en relación con el año 2021, es Carabineros
de Chile, de un 3,6 a un 4,2. En cuanto a la confianza en las policías, parece ser que los
encuestados tienen más confianza en la PDI (60%) que en Carabineros de Chile (50%), hace 10
años era a la inversa (63,8 versus 56,4)
En el pasado mes de agosto la ENUSC (Encuesta Nacional Urbana de Seguridad
Ciudadana) aplicada anualmente por el INE (Instituto Nacional de Estadísticas), informaba sobre
el estado de la victimización en el año 2021. Esta encuesta se aplica por medio una muestra con
más de 22.000 hogares, recoge la información sobre victimización de la población desde el 2012,
cuando el 24,3% de los hogares dijeron que alguno de sus miembros había sido víctimas de un
delito, o intento de él, el año de mayor victimización fue el 2017 con un 28,0%, la cual desde ahí
desciende cada año hasta el 19,2% en 2020 y al 16,9% en 2021, la más baja de toda su historia.
Entre los delitos de mayor connotación social desde 2020 a 2021 la victimización descendió en

hurto de 4,6% a 4,2%, en robo con violencia de 4,0% a 3,3%, en robo por sorpresa de 3,3 a 2,7%,
en robo con fuerza de 3,0% a 2,5%, en lesión de 1,0% a 0,8% y en robo de vehículos de 0,9% a
0,7%. Es decir, todos estos delitos van a la baja.
Por su parte, el último reporte de la Jefatura Nacional de Delitos Contra las Personas de
la Policía de Investigacionesnos entrega más información sobre el problema, ya que cifra en 413
el número de víctimas de homicidios cuyas muertes han sido investigadas por la PDI hasta fines de
junio de 2022, y en 434, si se suman los femicidios y parricidios. Cerca del 60% fueron con arma de
fuego.
El reporte estadístico considera los casos a nivel nacional registrados hasta el 26 de junio
de 2022 y en éste también se establece una comparación con similar período del año 2021,
apreciándose un aumento del orden del 22% del total de casos, y del 29% si solo se consideran
los homicidios. Es decir, mientras éstos últimos pasaron de 321 a 413, los casos de femicidio
disminuyeron de 17 a 14 y, los de parricidio, de 17 a 7.
En conclusión, podemos decir que existe un aumento real de la percepción de temor en
la ciudadanía reflejada en las encuestas, motivada pienso yo por el aumento efectivo de los
homicidios y la utilización de armas de fuego en su comisión. A ello debemos agregar, que dichos
delitos se muestran día a día en los distintos medios de comunicación y redes sociales, los que
son cometidos con una crueldad y violencia que tal vez no se veía con anterioridad en nuestro
país, por lo menos con la frecuencia con que se ven ahora.

JOSÉ LUIS ALVAREZ TARTARI
ABOGADO

MAGÍSTER EN GERENCIA Y GESTIÓN PÚBLICA