• Las alarmas se encendieron tempranamente en el equipo Copec-Red Bull-Maxus-Can Am-BCI Seguros de Francisco Chaleco López y Juan Pablo Latrach.

 

Lo primero fue el corte de la correa CVT (Continuously Variable Transmission) antes del repostaje de combustible.

Y cuando quedaban 100 kilómetros de la especial, se salió una manguera del turbo que hizo perder media hora a la dupla que todavía lidera la clasificación general, pese a llegar en el lugar 12° en la Etapa 10.

Fue una jornada negra, como lo resaltó el propio navegante del Can-Am #305, pero salieron adelante y mantienen hasta ahora una ventaja de 55 minutos 56 segundos sobre el rival más cercano, el sueco Sebastian Eriksson.

La etapa fue para el estadounidense Seth Quintero con 3 horas 22 minutos 11 segundos en su décima victoria de etapa. López Contardo cruzó la meta a 33’40” del ganador. Pero sigue líder con 39 horas 43 minutos 03 segundos.

Nos tocó una etapa difícil. No habíamos tenido ningún problemas mecánicos. Rompimos la correa CVT al principio en un tramo muy rápido. Seguimos fuerte después, pero luego tuvimos problemas con una manguera del turbo que se desconectó y que no pudimos detectar. Era muy difícil verla, si hasta sacamos los neumáticos para encontrar la avería. Ahí perdimos varios minutos. Sin embargo, logramos el objetivo en un día complejo y cuando no habíamos tenido problemas. Se viene la etapa más difícil en cuanto a navegación y terreno. Hay que estar atento para afrontar el penúltimo día de carrera”, puntualizó Francisco Chaleco López.

No fueron cómodos los infortunios mecánicos para el binomio chileno que los obligó a realizar los últimos 100 kilómetros de trazado a una velocidad promedio de 60 kilómetros por hora, la mitad del rendimiento del motor. Aún restan 1.178 kilómetros de recorrido, de los cuales 508 son cronometrados, por ello la mesura de Chaleco López de “estar atentos” a las dos etapas finales.