El quinto retiro: ¿Un juego de perdedores?

 

El día 18 de abril la cámara de diputados decidió no aprobar los dos proyectos que proponían un quinto retiro de los fondos de pensiones de los trabajadores. Uno promocionado por parlamentarios que incluían a la mayor parte de las bancadas y otro patrocinado por el poder ejecutivo. 

Durante la semana anterior había existido un intenso intercambio de opiniones entre los partidarios y retractores de ambos proyectos. Macroeconómicamente existía el consenso no era conveniente un nuevo retiro.  Pero a nivel político el gobierno examinaba las consecuencias de  incumplir con las promesas de campaña. La magnitud del costo político era lo que se intentaría minimizar.

Ante este complicado escenario, analicemos las acciones de los diferentes actores involucrados. 

El Gobierno. 

Por sobre todo análisis destaca su actitud errática la decisión de respaldar un nuevo retiro los complicó en extremo.  Ya solo hecho de esgrimir argumentos del gobierno anterior para rechazar los retiros no fue bien recibido por sus adherentes y por el resto de condicionar los retiros con el programa de gobierno. Un chantaje sin ningún disimulo. 

Por otro lado tuvo que enfrentar fuertes críticas por  la presentación improvisada de un proyecto de retiro y sin el adecuado lobismo con los parlamentarios de su coalición. Como señalo el presidente de la Cámara se lanzaron a la piscina sin agua. ¿Un error premeditado?

Después de las votaciones contrarias a los proyectos de retiro fue el propio presidente cerraría las puertas a cualquier iniciativa que contemplara los ahorros personales para resolver la fase final de la crisis COVID 19 y sus efectos colaterales.  “Eso no le hace bien a Chile, a la Economía, agregando, “Como Gobierno de Chile pensamos y tenemos la convicción de que es necesario pasar a la discusión de los temas de fondo, particularmente a la reforma previsional.

El partido comunista. 

El PC quería una respuesta intermedia entre el sí y el no rotundo el tema de los retiros. Dentro de este marco, fue la presidenta de la comisión de constitución de la Cámara de Diputados, la que sostuvo semanas antes de la votación que “»Le vamos a plantear al Ejecutivo que encontremos una solución a esta situación que, de cuenta de un equilibrio entre las necesidades de las personas y la situación de la economía del país, que es compleja, crítica, y que no queremos seguir agudizando. Queremos abrir un debate, pedirle al Gobierno que tenga disposición». Al final, aunque habían manifestado sus deseos de votar en conciencia, votaron en bloque por rechazar la propuesta de los parlamentarios y aprobar la propuesta del Gobierno. 

Pero las aguas no se tranquilizaron ahí.

El martes pasado, sería el propio presidente que ante las declaraciones del alcalde Jadue en Venezuela que saldría a señalar que el ejecutivo mantiene una “excelente relación” con el Partido Comunista. Lo que es, es. No requiere de publicidad para preservarlas

El rol de Mario Marcel. 

El ministro de hacienda nunca partidario de un quinto retiro. Su proyecto alternativo era solo un saludo a la bandera. Un tongo pensó muchos diputados.  “Estos días vimos al ministro Marcel y Jackson dando sendos argumentos en contra del quinto retiro. Al día siguiente, se dan vuelta la chaqueta presentando un retiro acotado, contradiciendo todos los argumentos del día anterior” y finalmente, el mismo ministro da vuelta la hoja señalando la futilidad de insistir en el senado. Muchos todavía estan pidiendo su cabeza por esta operación política distractora. 

La oposición y condicionamientos apoyar el quinto retiro del gobierno.

Su principal participación en el proceso fue el supeditar el apoyo del retiro a un proyecto de inexpropiabilidad en una ley que tendrá una esperanza de vida de cuatro meses. Sin garantías de que esta ley quedara en el texto constitucional no fue una buena idea. 

El ejecutivo ya había manifestado en reiteradas ocasiones que necesita los fondos de pensiones sí o sí para financiar las reformas estructurales. Ahora bien, nadie de este sector salió a preguntarse del ¿Por qué es tan importante para el gobierno que no se extraiga ningún recurso de los fondos de pensiones? ¿será acaso que estos recursos estan presupuestados para financiar un nuevo sistema de reparto? 

La oposición no actuó en bloque, salvo el partido republicano, mostrando en esta materia una ausencia de liderazgo y coordinación preocupantes. En todo caso esta es la característica primordial de la gobernanza de la derecha: El caudillismo.